El valor de las palabras – Kavafis

“Frecuentemente observo la poca importancia que atribuyen los hombres a las palabras. Me explicaré. Un hombre sencillo (y con sencillo no quiero decir imbécil, sino alguien corriente) tiene una idea, condena una ley o una opinión generalmente aceptada. Sabe que la mayoría piensa lo contrario y calla por eso, creyendo que no es conveniente que hable, y argumenta que con sus palabras nada cambiará. Es un error. Yo actúo de otro modo. Condeno, por ejemplo, la pena de muerte. En cuanto tengo ocasión, lo proclamo, no porque crea que porque yo lo diga los gobiernos la abolirán mañana, sino porque estoy seguro de que al decirlo contribuyo al triunfo de mi opinión. No importa que nadie esté de acuerdo conmigo. Mi palabra no se perderá. La repetirá alguien quizás y puede ser que vaya a oídos que la escuchen y se animen con ella. Puede ser que alguno de los que no están de acuerdo ahora con ella, la recuerde en el futuro y, con la concurrencia de otras circunstancias, se convenza, o su convicción contraria se quebrante. Así también en otras cuestiones sociales distintas y en algunas en que principalmente se requiere acción. Sé que soy débil y no puedo actuar. Por eso sólo hablo. Pero no creo que mis palabras estén de más. Otro actuará. Pero de mis muchas palabras – de mí, el débil – algunas le facilitarán la acción. Desbrozan el camino”.

Es la invitación de Kavafis a que no callemos. Hoy día los hombres sencillos callan. No por miedo, sino por desidia, nuestro mayor mal. No es la opresión de antaño, las grandes dictaduras se han transformado a partir de la globalización. Callamos porque sabemos que nada cambiará, sin duda ignoramos que una palabra pronunciada dio cuerpo al silencio y ha alterado una realidad, la ha cambiado.

Podríamos decir que la esclavitud fue abolida, mas el ser humano siempre crea nuevas formas de esclavitud. Una de ellas es el conformismo. Otra es el silencio ante la ignominia. Estamos sometidos a un sistema brutal. Sometemos a nuestros hijos y nuestra vida a estos parámetros. La nueva sociedad nos concibe como entes para producir, sin embargo el ser humano posee albeldrío, término que fue analizado y promulgado por diversos pensadores. Fue analizado, porque desde siempre se han creado formas de sometimiento. Hoy, en pleno espejismo de la libertad las palabras han perdido su sentido. Ya sea por la falta de compromiso, la incredulidad o la reserva, siempre inventamos excusas para callar. No obstante, yo creo igual que Kavafis, que nuestra palabra pronunciada tiene un sonido dentro del vacío. Creo que yace en otros oídos y en otras almas. Creo que hay palabras que no se olvidan, palabras que despiertan acciones, palabras que sensibilizan las almas.

Recuerden: en el inicio era el silencio, la palabra le otorgó su pleno sentido. Cuando hablamos, damos peso a la existencia, la revestimos de cierta tonalidad y buscamos en el fondo de los términos que habitan en nuestra alma, la verdad.

Anuncios

De elecciones y vuelta al fracaso…

Como perros hambrientos
Ante una presa inexistente
El cebo esperaba frente a una ventana
Pequeño, como todos
Frágil, como todos
Cayeron ante él prosternados
Las rodillas dobladas ante el paroxismo de su figura
Invocaban a un muerto
Entonces que 20 años no es nada
Qué febril la mirada
Y vuelta y vuelta

Carta de Pedro Lemebel a Piñera

Demasiado barato quiere comprar este paisito, don Piñi; usted que va
por la vida tasando y preguntando cuánto vale todo. Y de un guaracazo
se compra medio Chiloé, con botes y palafitos incluidos. Con cerros,
bosques y ríos, hasta que se pierde la mirada en la distancia, le
pertenece a usted.

¿Cómo puede haber gente dueña de tanto horizonte? ¿Cómo puede haber
gente tan enguatada de paisaje? Me parece obscena esa glotonería de
tanto tener..

Me causa asombro que, más encima, quiera dirigirnos la vida desde La
Moneda. Muy barata quiere rematar esta patria, don Piñi, y sólo con un
discurso liviano de boy scout buena onda. Pura buena onda ofrece
usted, don Piñi boy, como si estuviera conquistando al populacho con
maní y papas fritas.

Nada más, el resto pura plata; empachado de money, quiere pasar a la
posteridad sólo por eso. Porque cuando cita mal a Neruda se nota que a
usted le dio sólo para los números y no para la letra. Es decir, usted
es puro número y cálculo, señor Piñi, poca reflexión, poco verbo, poca
idea, aunque esa es la única palabra que usa entre sus contadas
palabras efectistas. Buena onda y futurismo. Las heridas se parchan
con dólares. La memoria queda atrás como una tétrica película que
olvidar. Sin vacilar marchar, que el futuro es nuestro (parece himno
de la juventud nazi).

Así arenga usted a este pueblo embelesado con los adelantos urbanos
hechos por la Concertación. Nadie sabe para quién trabaja, y usted la
encontró lista. O sea, usted se pasa de listo, don Piñi. Quiere
hacernos creer que siempre fue demócrata, pero lo recordamos clarito
sobándole el lomo a la dictadura, haciéndole campaña a Büchi, amigote
de la misma patota facha que le anima la campaña. Los peores, la
gorilada del terror. Parece que este suelo nunca aprendió la lección,
ni siquiera a golpes, y con facilidad se traga el sermón de la derecha
pinochetista, ahora remasterizada con piel de oveja neoliberal. Pero
son los mismos de entonces, soberbiamente gozando los privilegios de
la democracia que conseguimos nosotros, y sólo nosotros, porque
también yo dudo que en el plebiscito votara que no simpatizando por la
derecha.
Sigue leyendo

Giuseppina Grammatico: una vida tan llena de belleza no puede morir

"Los confines del alma,
“Los confines del alma,
poniéndote en marcha jamás podrás hallar,
aunque entero recorras el camino,
tan profundo tiene su logos”
Heráclito, 67

Punta Arenas nieva en una primavera que se nos vuelve incomprensible. Allá lejos un espíritu vuela, ya ha alcanzado las altas cumbres del Olimpo, se ha encontrado con Ovidio, el maestro Carlos Disandro le tiende la mano y vuelve ese tiempo en que tú, Giuseppina, tejías al lado de tu esposo enfermo.

Ayer, mi querida profesora, nos has dejado. Huérfanos ante este aprendizaje que descubríamos con los ojos asombrados frente a tu lámpara, la luz que emanaba de tus dulces manos que acariciaban mi rostro cuando llegaba cansada del trabajo a tu clase, sólo eso bastaba…sólo eso.

Gracias por alentarme todo el tiempo y por corregir esta falsa escritura. Contigo aprendí un poco más de los clásicos y entré tímidamente a su universo profundo y enorme como tu alma. Recuerdo cuando te conocí, el año 2006 tuviste la gentileza de ir a dictar una cátedra a mi colegio. Aún recuerdo tus palabras acerca del mito y lo que en mí despertaron. Porque siempre fuiste así, generosa, de manos amplias, una mujer que no tenía un “no” en sus labios, sino un “adelante”. Italiana de corazón, llevabas a Roma en tu sangre. Nunca llegaste tarde a una clase, siempre rigurosa con el tiempo designado a ella. Nunca demostrabas tu cansancio…sin embargo, el cuerpo – este obstinado cuerpo que muchas veces nos encarcela el alma – se cansó de una vez y para siempre, dejándonos sumidos en el más hondo silencio. Silencio del que hablabas tanto y que nos enseñaste a amar: ese silencio pleno de significados y de música que antecede a la palabra.

Hoy día nos reunimos en tu honor. Estaba tu chal y tus libros, estaba tu grácil presencia entre nosotros. Estaba tu voz, estaba Hesíodo, estaban las Musas. Y no estabas. Se nos hace tan difícil aceptarlo. Frente a tu sitio vacío, mirando hacia tu esfera y sabiendo que ya eras del tiempo del siempre.

Cristián Warken dijo esto de ti: Giuseppina Grammatico, tocada por los Dioses…
No hay otra manera de resumir la vida de Giuseppina Grammatico. Doctora en lenguas clásicas de la Universidad de Palermo, Directora del Centro de Estudios Clásicos de la UMCE, esta mujer de apariencia delicada, fue una activista llena de energía, de la belleza y del amor por la cultura clásica. Su entusiasmo traspasó las generaciones y nos tocó a todos quienes la conocimos, porque ella fue una tocada por los dioses. ¿Cómo decirle adiós, entonces? A los dioses vuelve. Le entregó su vida a Virgilio, Séneca, Píndaro, ella nos dijo: “los clásicos se comprometen contigo y te regalan todo, tú también tienes que regalarles algo, entregarles tu fidelidad”. Ella que tantas veces nos convocó a hablar de la presencia, el silencio, el descenso, ahora nos deja el misterio de su ausencia temblando en el aire de esta incierta primavera.”

Y es así, misterio…un misterio enorme que cae en picada justo frente a nuestro ojos ¿Dónde estás mi querida profesora? ¿Qué fue de tu genio? ¿De tu dulzura? Mis libros de griego están esperando por ti. Todo quedó en un suspenso tenso, en un silencio ronco, en una armonía tan extraña entre todos nosotros.

Una belleza nueva: “Giuseppina Grammatico”

Acá recordando una de las tantas clases del magíster: Centro de Estudios Clásicos

Finalmente quiero terminar con uno de los fragmentos que nos leíste la última clase de Mito y Religión en Grecia:
Nuestra “aldea global” pulula de corazones armados de todo punto, siempre a la defensiva. Y la sabiduría del UnoTodo del efesio y de su όμολογειν nos aparece cada día más lejana. A cada paso se levantan nuevas fronteras, las de la ignorancia y de la incomprensión, la de la injusticia y del poder, la de la corrupción y de la hipocrecía, y así tantas otras que van afeando el rostro del universo. Escudándose detrás de llas las etnias más débiles estallan en actos de rebeldía, y las más poderosas imponen con la fuerza lo que es acorde a sus intereses, mientras el Bien Común, olvidado, manipulado, pisoteado, se refugia en el mundo de las ideas. Lo humano, la familiar, lo cívico, lo patrio que están situados al otro lado de la frontera de cada cual, se despojan de aquella mismidad que los hermana con los de sus semejantes de cualquier rincón de la tierra; y unos y otros endurecen su ceño. Se bloquean los conductos y se minan las zonas colindantes. La armonía de lo diverso, tan bellamente graficada en los fragmentos heraclíteos, deviene desajuste y estridencia. La vida parece derrotada por la muerte.”

Pero una vida tan llena de belleza no puede morir. Una vida que se dio hasta el límite de sus fuerzas. Una vida con un propósito claro y una meta. Por eso estamos felices, sabemos que tu vida no fue una estación, sino su concepto pleno. Así, que ¡Adelante!

Protestas, desalojos: derechos ciudadanos y confusiones

Estudié cinco años en la única universidad pedagógica de Santiago. Durante el periodo que estuve realizando mi preparación profesional, nunca, nunca participé de los actos vandálicos ni de protesta universitaria con violencia. Al contrario, vi cómo muchos desconocidos se allegaban a los legítimos alegatos de un grupo de alumnos y cómo éstos incitaban la violencia. Recuerdo que nunca entró la fuerza pública, pero sí que lanzaban bombas lacrimógenas al interior del campus.

Hoy día, al contrario de lo que se podría pensar, las fuerzas especiales y carabineros entran con inusitada violencia al interior de la Universidad.

En este minuto estoy estudiando un Magíster en esta casa de estudios y he visto con impotencia cómo los carabineros han entrado – con zorrillos y todo – y lanzado sus bombas, entrado a salas de clases y sacado a profesores y alumnos de ahí. Gente completamente inocente y en clases.

Un espacio en donde se crea conciencia y la gente sale a reclamar sus derechos es contínuamente censurado. No se da espacio a la ciudadanía ni a la expresión de ideas. No es la primera vez que un acto pacífico es intervenido violentamente por las fuerzas especiales. En este sentido, la UMCE ha sido constantemente desprestigiada por los medios de comunicación y se le ha achacado muchas veces una participación que no ha tenido. Es cierto, que hay grupos que se aprovechan de este espacio para realizar verdaderos actos vandálicos, destruyendo a su paso el escaso moviliario que hay en la universidad. Es cierto, también, que existe un pequeño grupo de estudiantes de la universidad que ingresa a ella por otras razones que no son de índole pedagógica y que por este motivo terminan fuera de la carrera o sin titularse jamás.

¿Por qué escribo esto? Porque el día 26 de agosto de este año, en el contexto de la expresión de malestar frente a la muerte del comunero mapuche Jaime Mendoza Collio, quien fue asesinado por un carabinero (otra muestra más de la violencia con la que actúan a veces las fuerzas especiales del país), grupos de encapuchados externos a la universidad atacaron a carabineros y éstos ingresaron al campus en donde hirieron a un profesor y a una alumna. También tomaron detenidos a once alumnos quienes estaban en clases.
Sigue leyendo

Adiós mi querido Benedetti…”Después de todo la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida “


“Yo no sé si dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda. ”
(1920 – 2009)

Estamos tristes…una luz en Latinoamérica se ha apagado. Este corazón profundo que ahora sólo nos hablará a través de sus libros. José Saramago ha dicho de su deceso:

“Siempre quedaba esa ingenuidad que es pensar que lo inevitable se puede posponer, pero no se puede, y cuando llega, como acaba de llegar para Mario, es muy duro”, dijo. “Todos sabíamos que estaba mal, que con la enfermedad que tenía en cada minuto estaba en riesgo. La ingenuidad no ha sido posible. No hay milagros”.

Con la muerte de Benedetti, dijo Saramago, vamos a conocer más de su vida. “Era un carácter humano extraordinario”, enfatizó. “Hemos perdido y hemos ganado – continuó-, “porque están ahí sus libros, que afortunadamente nos sobreviven”.
Sigue leyendo

Otro aspecto de la LGE

Acerca de la discusión encendida acerca de que si deben o no ejercer los no docentes en los diferentes colegios del país, encontré en el Blog “Educación y Pedablogía para el siglo XXI” un interesante artículo que vale la pena leer, pues nos proporciona la “otra cara de la moneda” con respecto al polémico artículo 46, que se convirtió desde su gestación y promulgación, un emblema más bien político que social realmente:

Juan Pablo Letelier ¿No puede un ingeniero hacer clases de matemáticas?