Carta de Pedro Lemebel a Piñera

Demasiado barato quiere comprar este paisito, don Piñi; usted que va
por la vida tasando y preguntando cuánto vale todo. Y de un guaracazo
se compra medio Chiloé, con botes y palafitos incluidos. Con cerros,
bosques y ríos, hasta que se pierde la mirada en la distancia, le
pertenece a usted.

¿Cómo puede haber gente dueña de tanto horizonte? ¿Cómo puede haber
gente tan enguatada de paisaje? Me parece obscena esa glotonería de
tanto tener..

Me causa asombro que, más encima, quiera dirigirnos la vida desde La
Moneda. Muy barata quiere rematar esta patria, don Piñi, y sólo con un
discurso liviano de boy scout buena onda. Pura buena onda ofrece
usted, don Piñi boy, como si estuviera conquistando al populacho con
maní y papas fritas.

Nada más, el resto pura plata; empachado de money, quiere pasar a la
posteridad sólo por eso. Porque cuando cita mal a Neruda se nota que a
usted le dio sólo para los números y no para la letra. Es decir, usted
es puro número y cálculo, señor Piñi, poca reflexión, poco verbo, poca
idea, aunque esa es la única palabra que usa entre sus contadas
palabras efectistas. Buena onda y futurismo. Las heridas se parchan
con dólares. La memoria queda atrás como una tétrica película que
olvidar. Sin vacilar marchar, que el futuro es nuestro (parece himno
de la juventud nazi).

Así arenga usted a este pueblo embelesado con los adelantos urbanos
hechos por la Concertación. Nadie sabe para quién trabaja, y usted la
encontró lista. O sea, usted se pasa de listo, don Piñi. Quiere
hacernos creer que siempre fue demócrata, pero lo recordamos clarito
sobándole el lomo a la dictadura, haciéndole campaña a Büchi, amigote
de la misma patota facha que le anima la campaña. Los peores, la
gorilada del terror. Parece que este suelo nunca aprendió la lección,
ni siquiera a golpes, y con facilidad se traga el sermón de la derecha
pinochetista, ahora remasterizada con piel de oveja neoliberal. Pero
son los mismos de entonces, soberbiamente gozando los privilegios de
la democracia que conseguimos nosotros, y sólo nosotros, porque
también yo dudo que en el plebiscito votara que no simpatizando por la
derecha.
Sigue leyendo

Anuncios