Siempre Buenos Aires

Una pizzeria de San Telmo

Una pizzería de San Telmo

La primera vez que fui a Buenos Aires fue en el 2005 y la verdad no tenía mucha idea de lo que visitaba. Sabía de todas formas que iba a una ciudad cosmopolita y, en cierta medida, cumplía un sueño. Esa vez recuerdo que fuimos a los lugares emblemáticos de la ciudad: Caminito, Boca, Puerto Madero, San Telmo, junto con interminables paseos por la calle Florida en el microcentro y la Plaza San Martín. Sin duda, en este primer viaje sentimos que habían quedado muchos lugares sin visitar, ya que Buenos Aires se reinventa a cada momento y es, prácticamente inabarcable ¿En qué sentido? Porque es una ciudad que se revela en un sinnúmero de detalles que la hacen grandiosa, entretenida y sumamente adictiva. Quien va a esta ciudad y cree que es su debut y despedida, puede estar completamente equivocado.

Vengo llegando de Buenos Aires, y una conocida nostalgia  me embarga. Curiosamente, cuando arribé a la ciudad este año, sentí que llegaba a mi casa. Es extraño. Quizás es porque ya es mi tercera visita al lugar. Quizás es, porque de algún modo cuando pienso en Buenos Aires, pienso en una forma de vivir la vida, pienso en la ciudad que quiero todo el año y en cierta forma, envidio la cultura de los porteños, sus pequeñas costumbres que hacen de su ciudad algo único y tan distinto a lo típicamente latinoamericano.

Me gustaría, a través de este post, contarle al viajero qué visitar cuando vaya a la Capital Federal. Digo viajero, porque no concibo otra forma de conocer. Cuando se es turista, se pierde la esencia, pues sólo se conoce en la superficie. Puedo señalar que, a pesar de ser este mi tercer viaje, aún me faltan cosas por conocer y cosas por repetir. No obstante, quiero compartir mi experiencia con ustedes.

Sigue leyendo