De la burocracia y otros males

“Un ejemplar empleado que fabrica bustos de héroes socialistas, muere repentinamente y es enterrado con su carné laboral. Su viuda necesita la pensión y se dirige a la oficina para iniciar el proceso. Mas no puede cobrarla, porque para ello necesita el mentado carné de su difunto esposo. Su sobrino, viendo la terrible y desamparada situación en la que se halla su tía, decide desenterrar al muerto. Para ello debe comenzar un interminable papeleo que llevará al personaje a un increíble fin.”

La historia que narré anteriormente, corresponde a la genial película “La muerte de un burócrata” de Tomás Gutiérrez Alea; director cubano, quien dirigió esta película en 1966. Lo que sorprende del film es el absurdo que desata la situación, pues los funcionarios a pesar de escuchar el problema que expone el hombre, le solicitan una serie de firmas y papeles que le llevarán un tiempo considerable obtenerlos. Lo divertido es que en la película al personaje lo llaman “compañero”, acá ni siquiera nombre te ponen.

Ahora, lea esta otra historia:

“Un matrimonio decide ir a cambiar sus ahorros en monedas por billetes, ya que están planificando una salida con ese dinero. Al llegar al banco se les niega tal y les comunican que la única manera de tener el cambio es a través de un depósito. La pareja vuelve a la fila y cuando llega a la caja sus monedas son rechazadas porque no están ordenadas en grupos de cincuenta ni envueltas en papel. Deciden volver a contar el dinero y clasificarlo como se les pidió. En ese momento nadie se acerca a preguntarles nada. Una pequeña mujer se acerca a ayudarlos un poco, pero no puede porque debe realizar una fila de proporciones para lograr realizar una pregunta. Ya pasado de una hora  – y con mucho esfuerzo, ya que las monedas se caían a veces y era difíciles envolverlas en papel – logran envolver el 90% de sus ahorros. Vuelta en la fila, son atendidos por la misma mujer. Ésta los reprende bruscamente porque en el papel no había colocado el número de la cuenta ni la cantidad que tenía cada turro. El esposo se enoja y la reprende, le dice que ese es su trabajo, Ante esa respuesta, la cajera se levanta y va a quejarse con su jefe, quien la envía de vuelta a su sitio y la obliga a atender al matrimonio. Finalmente, pueden depositar sus ahorros, luego de dos horas de espera.”

Lo anterior no era una obra de ficción, sino la realidad. Y su nombre es “BancoEstado”. En Chile la burocracia se ha instalado con mayor fuerza y ahora amparada por la tecnología. Aspecto nada nuevo, pero que degrada y humilla al ser humano. La burocracia es la mala respuesta del poder a quienes están más desamparados (Es sólo pensar un momento – y quizás ni eso – en las largas esperas en la salud pública. Ahí, la gente ni siquiera se queja por miedo a perder “la ficha”, pero ya son muchos los casos de personas que no son atendidas, que deben esperar meses para una operación y de quienes incluso mueren por una negligencia debido a la mala infraestructura del lugar, la falta de camas y de insumos). Amparada bajo una convincente publicidad, algunas empresas te quieren hacer pensar que realmente eres importante. Que incluso, no son burocráticas, que solucionarán tu problema y te proporcionarán lo que deseas en un tiempo considerable:

navidadinterior ¿Le “suena” este anuncio?

  He conocido muchos bancos, quizás no he tratado mucho con ellos, pero nunca había conocido a uno que fuera tan inconsecuente con su nombre y con su publicidad. Me refiero a BancoEstado.

Lo que a mí me pasó es un chiste en comparación con lo que le ha sucedido a otros chilenos con este banco. Bajo el nombre de una institución que dice acoger a todos los chilenos, les niega créditos a algunos, estafa a otros, no da las oportunidades mentadas (pide un mínimo bastante alto para un micro empresario), da una pésima atención.

¿Y por qué todo lo anterior? Porque es burocrático, y no sólo eso (porque TODAS las instituciones al final lo son). sino que humilla a sus clientes y les hace sentir el peso de su poder a través de su personal, quien no se interesa por ellos, sino que los maltrata, porque en el fondo sabe que no les queda otra.

Un amigo me dijo que la mayoría de los bancos trataban así y que sólo al empresario le hacían pleitesía. Toda la razón, seguramente es así, o sea es así. Y quizás ahí está lo terrible de toda la burocracia. Ya lo denunció Kafka en El proceso: la insensibilidad que genera en la persona, su alienación y su pérdida total de humanidad, se ven reflejados en estos absurdos actos.

Estamos en una era en que la corrupción y la individualidad se han instalado como profundos males de nuestra sociedad. La burocracia en medio de ellos, declara con mayor potencia su reinado en este mundo desde que cobró forma y tuvo nombre.

Quisiera terminar con las palabras del director de “La muerte de un burócrata”:

Decidí hacer la película a partir de una experiencia personal. Puede sucederle a cualquiera. Me vi de pronto atrapado en los laberintos de la burocracia a partir de unos problemas muy simples y elementales que quise resolver. Perdí mucho tiempo en eso y decidí hacer justicia por mis propias manos. Pensándolo bien -me dije- mejor hago una película y así me evito líos con la policía. De esa resolución salió una comedia, porque ¿no es ese el tono más apropiado para expresar el carácter absurdo que adquieren las deformaciones burocráticas, los formalismos y los formulismos vacíos que no tienen nada que ver con la práctica revolucionaria? […] Sería mucho pedir a una comedia como esta que provocara una toma de conciencia en el espectador burócrata. Creo que muy pocos burócratas se reconocieron como tales ante el filme. Seguramente se reían, eso sí, de los otros burócratas, los que ellos mismos han tenido que padecer en alguna ocasión. El efecto positivo del filme está en que brinda apoyo moral a las víctimas del burocratismo…”

Anuncios

2 comentarios

  1. jaja eso si a todos no ha pasado, creo que ahora con las tecnologias deveriamos ser capaces de pasar por alto todos estos tramites.

  2. ha todos nos ha pasado esto. Cuando se implementa mas tiempo en realizar un tramite que la actividad que haremos al finalizarlo nos enoja bastante. Creo que con las nuevas tecnologias esot se puede solucionar al fin y al cabo para eso es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: