Chávez y la falta de coherencia

Muchas personas defienden al presidente Hugo Chávez, porque lo encuentran “claro y directo”…pero tal como se señaló en la cumbre ( no por nuestra gente en todo caso, lamentable y mucho) se pueden dar puntos de vista divergentes, decir aspectos teñidos de verdad, pero con un margen de respeto.

Cuando hablo de falta de coherencia, hablo de un individuo que critica en Aznar los aspectos que él mismo adolece: falta de mesura, objetividad, tiranía y obsecación.

Lamentablemente, el poder muchas veces está en las manos que no corresponden.

Les dejo un video que muestra más claramente y con más detalle todo aquello de lo que estoy hablando: mega.tv

Espero que nos comprendamos y que si hay puntos de vista divergentes, podamos exponerlos en forma democrática e inteligente, de esta forma podemos construir una sociedad más positiva.

Premio al Blog Solidario

solidarios.jpg
Mi estimado colega Benedicto me premió hace pocos días con el “premio al Blog Solidario” que agradezco y me hace sentir muy honrada. Lamentablemente, no puedo nominarlo.

Para no romper la cadena, presentaré mis Blogs premiados:

Entre mis blogs nominados, por ser espacios interesantes y de aportes a la sociedad en diversos sentidos, están:

La Fuerza de la Razón

Prefiero esperar de pie, Blog de Paulina Roblero

Y como bonus track, el nominado al esfuerzo:

Música y juegos , Blog de David Juan.

Un abrazo a todos, muchas felicitaciones y gracias por contribuir con tan buenas ideas en el ciber espacio.

Lenguaje chat (xateo, lgo existo) =)


Desde su origen, el ser humano ha tenido la necesidad de establecer relaciones con sus semejantes. Como una manera de llegar al otro y como una manera de sobrevivir. Es quizás por esto, la palabra como invención humana (la Gran Invención humana, independiente de las teorías que observan su origen genético) ha sido no simplemente un medio de comunicación con otros seres, sino que ha sido la forjadora de culturas, tradiciones y con ello, un modo de supervivencia del ser humano, un legado que ha hecho que éste se haga dueño de lo que le rodea.

Así pasamos de mitos (mythos – μῦθος) y leyendas (légere) alrededor del lar a creaciones vanguardistas, grandes escritores. Vivimos entre una cultura popular y una cultura de élite, una más aceptada que la otra y la rechazada por los cánones clásicos es no menos relevante para la formación de nuestra cultura.

Pasamos de un latín vulgar a un castellano y a través de una serie de procesos a un español reconocido, protegido y establecido por una Real Academia preocupada de “limpiar, fijar y dar esplendor” . Español que el hablante conoce sólo de nomenclatura, pues para él la lengua su lengua es el medio de comunicación y por esta sublime necesidad, la adapta, transforma y sitúa de acuerdo a su urgencia.

Urgencia que se ha instalado perpetuamente en nuestro urbano vivir. Urgencia de comunicar quizás nada, pero finalmente eso: comunicar. Y esta necesidad debe cubrirse de manera expedita. Así el celular, así el mail, así el chat. Estar contigo y sin mí todas las horas posibles. Porque hay una urgencia de hablar que me consume.

De esta forma el chat (chat: conversación) llegó a nosotros a través del messenger y con él todo un universo de nuevos códigos que nos darían una identidad; en el fondo un nuevo lenguaje, quizás una neolengua. Claro, eso pensaron sobre todo los jóvenes y adolescentes que a él se acogieron, con gusto, con inercia o simplemente porque estaba ahí, a la mano, más que el libro de Shakespeare o de Cortázar y más que todas las cosas que podrían descubrir.
Sigue leyendo